La derrota que opacó el sueño

La derrota que opacó el sueño

Los sueños pueden disiparse en tan poco. Una llave de 180 minutos que se convirtió en una pesadilla, luego de ser eliminados por el tren del norte 5-1 en el global de las semifinales del clausura 2020.

En la ida caímos por 0-2, para esperanzarnos en el duelo de vuelta con un grupo que lucía altamente compacto, incluso, con la presencia de Carlos Guardado y Francisco Vallecillo, los juveniles que son habituales en liga primera con nuestro equipo de primera división.

Arrancamos la primera parte tratando de hacernos con el balón, la propuesta del 3-1-4-2 era totalmente ofensiva pero tratando de mantener el balance en medio campo para romper con la elaboración del equipo rival. Par de errores puntuales nos hicieron recibir dos goles de forma tempranera, balde de agua fría, un choque brutal. Antes del descanso, Henry Mayorga anotó un golazo que nos hacía respirar en medio de la tempestad, pero no fue suficiente a la postre.

Nuestros juveniles lucharon, aún heridos se enfrentaron a los contrarios en el ring y eso es de aplaudir. El complemento fue de tránsito, no pudimos recortar distancias, sin embargo, recibimos un gol más. Segundo torneo consecutivo que nos quedamos en las instancias de semifinales. Vale reconocer el esfuerzo de cada jugador, el sacrificio y la entrega por estos colores. La obligación es volver más fuerte.